Factores de riesgo

Las personas en mayor riesgo de contraer difteria incluyen:

• Niños y adultos que no tienen sus vacunas al día
• Personas que viven en condiciones insalubres o de hacinamiento
• Personas que tienen un sistema inmune comprometido
• Cualquier persona que viaja a un área donde la difteria es endémica

Difteria rara vez ocurre en los países desarrollados, donde las autoridades sanitarias han vacunando a los niños contra la enfermedad durante décadas, sin embargo, aún es común en los países en desarrollo, donde las tasas de vacunación son bajas.

En las zonas donde la difteria es un estándar de vacunación, la enfermedad principalmente amenaza a las personas no vacunadas o mal vacunadas, que viajan internacionalmente o tienen contacto con la gente de los países menos desarrollados.

healthinfopComplicaciones

Si no se trata, la difteria puede llevar a:

Problemas respiratorios. Las bacterias que causan la difteria pueden producir una toxina que daña el tejido en el área inmediata a la infección (por lo general, la nariz y la garganta). En ese sitio, la infección produce una membrana dura, de color gris, compuesta de células muertas, bacterias y otras sustancias. Esta membrana puede obstruir la respiración.

Lesiones al corazón. La toxina de la difteria se puede diseminar a través del torrente sanguíneo y dañar otros tejidos en el cuerpo, como el músculo del corazón, pudiendo desarrollar complicaciones tales como la inflamación del músculo cardíaco (miocarditis). El daño en el corazón debido a la miocarditis puede ser leve, apareciendo como anormalidades de menor importancia en un electrocardiograma, o grave, lo que lleva a una insuficiencia cardíaca congestiva y la muerte súbita.

Daño en los nervios. La toxina también puede causar daño a los nervios. Los objetivos típicos son los nervios de la garganta, donde la mala conducción nerviosa puede causar dificultad para tragar. Los nervios en los brazos y las piernas también pueden inflamarse, causando debilidad muscular. Si los daños causados por la toxina de la difteria afecta los nervios que controlan los músculos utilizados en la respiración, estos músculos pueden paralizarse, haciendo imposible el simple hecho de respirar y provocar la muerte.

Con tratamiento, la mayoría de las personas con difteria sobreviven estas complicaciones, pero la recuperación suele ser lenta. La difteria solo es fatal en uno de cada 10 casos.