Sobre la vacuna para la difteria

La difteria, el tétanos y la tos ferina son impedidas por una vacuna en la infancia, llamada DTaP, y una más nueva vacuna para adolescentes y adultos, llamada Tdap.

265

Vacunas DTaP, Tdap y Td . Tanto la DTaP y Tdap protegen contra tres infecciones bacterianas: la difteria, el tétanos y la tos ferina, mientras que la vacuna Td sólo protege contra la difteria y el tétanos. Además, las vacunas varían en cuanto a quién debe recibirla y las cantidades de proteínas que contienen:

  • DTaP: La vacuna DTaP se administra a lactantes y niños pequeños, en una serie de cinco vacunas, a los 2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses y de nuevo a los 4 a 6 años de edad.
  • Tdap: La vacuna Tdap es diferente de la vacuna DTaP porque contiene cantidades menores de proteínas de difteria y tos ferina. Por esta razón, Tdap es menos probable que cause efectos secundarios comparados con la DTaP, como dolor, enrojecimiento y sensibilidad en los adolescentes y adultos. La vacuna Tdap se recomienda para la mayoría de las personas de 11 años o más que no la hayan recibido previamente.
    • Adultos que permanecerán alrededor de los niños, incluidos los mayores de 65 años.
    • Los mayores de 65 años que no han recibido previamente la Tdap deben recibir una dosis, en el lugar de su próxima vacuna Td.
    • Las mujeres embarazadas deben recibir una dosis de la vacuna Tdap entre las 27 y 36 semanas de gestación durante cada embarazo.
  • Td: La vacuna Td normalmente conocemos como la vacuna antitetánica. Al igual que la Tdap, contiene cantidades menores de proteína de difteria, para reducir la aparición de efectos secundarios en los adultos.

Vacuna contra la difteria

La “D” mayúscula en DTaP y la “d”  minúscula de Tdap y Td representan la difteria.

Los peligros asociados con la difteria provienen de la toxina liberada por la bacteria Corynebacterium diphtheriae, que hace que sea difícil para los niños a respirar y tragar, también ataca el corazón, los riñones y los nervios.

Incidencia de la difteria. En la década de 1920, la difteria era una causa común de muerte en niños y adolescentes. En su apogeo, alrededor de 150.000 casos de difteria ocurrían, solo en los Estados Unidos cada año. La vacuna contra la difteria, utilizada por primera vez en Estados Unidos en la década de 1940, prácticamente eliminó la enfermedad. Ahora existen menos de dos casos por año ene se país.

Los países de Europa del Este, especialmente Rusia, sufrieron graves brotes de difteria a mediados de la década de 1990. Los brotes coincidieron con un descenso notable en las tasas de inmunización.

¿Cómo se hace la vacuna contra la difteria? La bacteria que causa la difteria produce una proteína dañina, llamada toxina. Las personas que desarrollan una respuesta inmunitaria a esta toxina están protegidas contra la enfermedad. La vacuna contra la difteria se hace tomando la toxina de la difteria,  inactivándola con un producto químico, la toxina inactivada se llama un “toxoide.” Una vez inyectada, el toxoide provoca una respuesta inmune a la toxina, pero, a diferencia de la toxina, no causa enfermedad.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la vacuna contra la difteria? La vacuna contra la difteria puede causar efectos secundarios leves, como dolor o ardor en la zona de la inyección y en ocasiones un poco de fiebre.

¿Los beneficios de la vacuna contra la difteria son mayores que sus riesgos? La difteria es una causa extremadamente rara de enfermedad en los Estados Unidos, en los últimos 20 años ha habido sólo 25 casos de difteria, causando cinco muertes. La mayoría de los casos de difteria se importan, de hecho, no se han registrado casos en los residentes de Estados Unidos desde 1999. Por otro lado, la vacuna contra la difteria no tiene efectos secundarios graves. Por lo tanto, aunque el riesgo de enfermedad y muerte por difteria es pequeño, el riesgo de reacciones adversas graves o muerte por la vacuna contra la difteria es cero. Además, las caídas en las tasas de vacunación en Europa del Este y Rusia nos enseñaron rápidamente que los brotes de difteria pueden regresar, por estas razones, los beneficios de la vacuna contra la difteria son mayores que sus riesgos.

La vacuna contra la difteria no es sólo para niños La vacuna contra la difteria no protege a las personas contra la difteria para el resto de sus vidas, y la protección contra la difteria se desvanece con el tiempo. Es por eso que es importante recibir una dosis de refuerzo de las vacunas para la difteria cada 10 años, comenzando a los 11 o 12 años de edad.